Si en algún momento se encuentra conversando con un joven   y de repente este le dice una palabra que usted no entiende,   lo único que debe  hacer es acudir al “diccionario” callejero o auxiliarse de un “intérprete” para que le explique lo que le han querido decir.
Por ejemplo; si alguien le dice: “toy  manzana, manso, chilindrina o me siento jevi”,   simplemente lo que le está diciendo es que está bien o tranquilo.

Si le dicen frases como “toy mangando lo mío”, “me toy buscando to”, “me toy buscando la funda” o “con la paca llena”, esto significa que al “tipo” le está yendo bien y que está consiguiendo dinero.
Entonces si es lo contrario, o sea no  hay dinero, le dirán: “toy cortina”, “toy roto”, “toy en baja”, “ el nueve ta dando asco” o “ta reventao”.
El amor en otro idioma
Pero no faltan las palabras para enamorarse, algunas frases comunes para esa actividad son: “toy puesto pa’ ti”, “klk contigo nueve”, “me dio pa’ ti”, “tú me tiene a toa”, “la tipa ta jevi”, “dame luz menol” y  “tú me desprograma”; estos son   algunos de los vocablos para conquistar una chica.
Para decir que una mujer es mala se usan términos como: “esa tipa es una malagueta”, “es una maluca”, “la tipa camina”, “es pa  un 911 y ya”.
Sucede que ahora para usted   comprender la nueva modalidad de expresión utilizada por   jóvenes en los barrios, necesitará   conocer algunas palabras de uso frecuente  que   han ido trascendiendo y en la actualidad podemos   escucharlas en otros lugares,  como universidades, medios de comunicación y   hasta en los trabajos a veces  se rompe la formalidad y se escuchan algunas de estas.
“Los tipos del punto”
Otros que también tienen su jerga son los que consumen sustancias controladas y quienes las venden. Ejemplo, “toy rulay”, “toy jappy”, “toy en alta”, “ennotao”, “toy prendio como un bombillo y a toa”.
Si le dicen “toy con una nota alta” no crea usted que le   va    bien en los estudios, sencillamente es que está súper drogado. Pero también se usan  frases como “esa melma ta’ nitida”, “se dio un pase” y   “se dio durísimo”,  entre otras.
Otros
“Tamo  en para”, “toy mocatel”, “tamo activo”, “se van a tirá la gente”, son frases utilizadas cuando hay situación de cuidado, ejemplo cuando en un punto de narcóticos se sospecha   que la Policía o la DNCD   van para el lugar se usan estos dichos.
Popularmente para saludar usamos hola, buenos días, cómo estás, etc., estas formas de cortesía en algunos segmentos de la sociedad han ido cambiando notablemente por palabras como: “hey klk”, “dame luz manín”, “dígame compay”, “klk usted dice” y otras formas.
“De rumba  pa´la “kalle”
Para salir a la calle para una disco, un colmadón o   un “drink”, hay que exhibir  las mejores ropas, entonces hay que ponerse “en pinta”, “mangar  unos pedales” y “bajar con to los cascabeles pa matá la liga”, si no es así entonces el tipo  está “atractivo o quedao”.
Si vamos para la calle de fiesta entonces nos vamos de “jangueo pa’ la lleca” o “a da un cruce  pa’ la vía”.
Más frases
De seguro ha escuchado la palabra “palomo”, cuyo significado se aplica a personas que no hacen mucho ruido; también sabe lo que es un “tiguere”, pues a esta agréguele con el mismo significado las palabras “vacano”, “rabia” y  “control del bloque”.
Posiblemente  pocas veces ha escuchado el termino “guaremate”, esto no es más que un individuo que se dedica a ser segundo de alguien  con dinero. Entiéndase,   un “guaremate” es conocido barrialmente como un “lambón”.
Estas son   algunas de las frases que en los últimos años han dado un giro de 360 grados a la forma de comunicarse en los barrios de nuestro país.
Sociólogo plantea un  debate sobre el tema
El sociólogo  y catedrático de la Universidad Autónomas de Santo Domingo  Miguel Reyes  calificó este modo de hablar como una necesidad de expresarse de la nueva generación y al no saber,   porque no tiene otra manera, utiliza esos términos.
Señaló que en la actualidad se imprimen los textos de gramática sin tomar en cuenta la evolución histórica que se está produciendo en el lenguaje de las nuevas generaciones.
“No hay nada escrito y desde mi punto de vista académico-escolar, hay que llamar la atención a las autoridades del Estado para que tengan pendiente esta evolución que se va construyendo”, explicó.
Planteó la necesidad de abrir un debate respeto al tema, porque la verdad no puede ser abstracta y si la sociedad quiere que se modifique el idioma nadie puede impedirlo, por lo que las instituciones que se ocupan de esa área de la educación  deben tener en cuenta esa dinámica de cambio, la cual no está siendo captada ni asimilada por los   textos de los lingüistas dominicanos.
Reyes considera   imposible evitar el surgimiento de nuevos términos y entiende que algunos deben ser incluidos en el diccionario.